Viaje a Alaska, nuestra primera Frontera

No fue nuestro primer gran viaje, pero sí el que mas nos ha marcado. A mi modo de ver, todos los viajes dejan huella, pero puede ser que uno en concreto marque de por vida. Y viajar a Alaska, a nosotros, nos dejó marcados.

De ahí el nombre de Nuestra primera Frontera. Alaska es conocida como The Last Frontier, La Última Frontera, y tiene una lógica dada su ubicación geográfica.

Hay muchas razones por las que fue especial. Alaska es inmensa y teníamos claro qué queríamos de nuestro viaje a Alaska… Vivir días de 20 horas de luz, ver osos y ballenas, águilas y alces, mosquitos grandes como elefantes y montañas inmensas de color verde intenso, glaciares y más glaciares y más osos y águilas, leones marinos y nutrias…ríos que cambian de recorrido en cada deshielo y km y km de costa sin playa.

Y algo que no pensábamos que nos pasaría, ¿recordáis ese ambientador de coche con olor a Pino?, sí sí, ese con forma de arbolito…pués los bosques de Alaska huelen a ese ambientador…

Viajar a Alaska
Territorio de Alaska, al oeste de Canadá y al este de Rusia
Alaska en Motorhome
Por la Turnagain Arm desde Anchorage

Somos de los que pensamos que un país como Estados Unidos hay que recorrerlo por tierra, cada uno con sus posibilidades o preferencias, pero por tierra. Tuvimos la suerte de poder hacerlo en Motorhome, y sí, parece la opción más cara, pero no. Allí los precios para  alquilar no tienen nada que ver con los Europeos. La gasolina tampoco, por lo que acabó siendo nuestra mejor opción. Eso nos permitió visitar rincones que de otra forma no hubiéramos visto. Paras para comer y dormir dónde, cuando y porque quieres. Sin horarios ni prisas, ni cargar maletas pesadas o mojarte debajo de la lluvia porqué el autobús se retrasa…

Recuerda que en EEUU es básico tener un seguro de salud privado, ya que la sanidad NO es pública, y cualquier susto te puede suponer la ruina!. Contrata una buena póliza con las mejores coberturas y garantías aquí.!

Cómo llegar a Alaska, ni tan difícil ni tan lejos...

Viajar a Alaska lleva unas horas de avión desde Europa. Saliendo de Barcelona hicimos escala en Zurich y Atlanta, y, finalmente, aterrizamos en Anchorage, capital del estado. Después de 16 horas de vuelos y escalas, por suerte, sin retrasos. No es más largo que otros muchos destinos de Asia, ni más caro que otros tantos destinos de América del Sur. Si aún no has reservado tu vuelo aquí encontrarás las mejores ofertas y combinaciones posibles.

Por defecto, solemos pensar que las ciudades que ostentan el título de Capital tienen una gran oferta en comercios o actividades culturales. Pero no es el caso de Anchorage. Tiene lo justo y necesario, y como ciudad no tiene mucho por ver, por lo que no le dedicamos más de un día a la vuelta.

Teniendo en cuenta que por tiempo tan solo podíamos recorrer una parte del estado en nuestro Viaje a Alaska, hicimos nuestra ruta particular, un paseo que nos dejó ese buen sabor de boca. Aquí tenéis un mapa aproximado de la carretera principal. Ese gran viaje nos permitió creer que el Mundo no es sólo lo que tenemos en casa. En un sitio como éste descubres que puede ser verdad lo que vemos por la Tv. Que hay gente que vive de lo que la naturaleza le da, y que no necesitan muchas de las comodidades que tenemos en las grandes urbes.

Hay muchas cosas de las que pueden presumir los nativos, pero la que me pareció más curiosa es que presumen de tener una sola carretera principal que recorre las zonas principales más  habitadas del estado. El resto, son carreteras secundarias, muchas de ellas sin asfaltar, que llegan hasta el Círculo Polar por el Norte, al Estrecho de Bering por el Oeste o a Canadá por el Este. Esta carretera te lleva a infinidad de parajes. Recuerdo que los ojos no me alcanzaban para ver todo lo que tenía ante mi. Recorrimos cerca de 4000 km en 3 semanas, y aún así, no logramos ver todo lo que da de sí Alaska, pero si una gran/pequeña parte.

Cuándo visitar Alaska

Alaska es de las regiones del mundo con temperaturas más extremas durante todo el año. Con eso no quiero decir que sea el país más frío o más caluroso evidentemente. Pero sí el que puede tener una diferencia de hasta 60º de una estación a otra. No es extraño llegar a los -25º en Enero o a los 30º en Julio, así que tú decides. Lo que está claro es que en invierno te perderás muchas cosas. Muchas de las carreteras están cortadas y las noches duran 24 horas. En cambio en verano,  no verás Auroras Boreales ya que no oscurece del todo. Los mosquitos son como elefantes, aunque muy patosos y lentos!.

Nosotros fuimos en Mayo, aun había nieve en puntos altos. Pero no había carreteras cortadas, de día no hacía frío, y de noche tienes que dormir con mantas. Pienso que es el mejor mes, todo florece, el verde es intenso, y ves en lo alto de las montañas la nieve acumulada. Los animales que hibernan ya han salido de su larga siesta y hay mucha actividad.  

Una de las opciones para Viajar a Alaska es alquilar un coche. Tienes total libertad de movimientos y un 4×4 te facilitará mucho los movimientos. Aquí encontrarás un 10% de descuento y las mejores garantías.

Viajar a Alaska
Las montañas nevadas

Un roadtrip por Alaska...

  • Turnagain Arm: desde Anchorage y para llegar al sur, circulas por una de las carreteras más bonitas de Alaska, serpenteando una vía de agua del Golfo de Alaska, la Turnagain Arm. Esta entrada del mar termina en uno de los glaciares más importantes de país, el Portage Glacier, posiblemente por su cercanía a la ciudad. Ballenas beluga, águilas calvas, salmones, alces, o incluso las famosas mareas altas, donde las olas recorren metros y metros hasta romper en el otro extremo provocando un efecto único en el mundo. Moose Pass, Cooper Landing y otros muchos pueblecitos, en los que tu decides parar o no, dependiendo del tiempo que tengas. Ten en cuenta que te quedan MUCHOS km por delante.
  • Ninilchik: antiguo asentamiento Ruso de cuando Alaska pertenecía a Rusia. Hoy día, aun usan un dialecto derivado del ruso, o algunas palabras de origen indígenas, nada que ver con el inglés cerrado de la tierra. No hace falta que bajes al pueblo, las vistas desde el cementerio, que está en la misma carretera son mejores. 
Pueblos de Alaska
Granja abandonada en Ninilchik
Paisajes de Alaska
Vistas desde lo alto de Ninilchik
  • Homer: ¿no has llegado nunca a un sitio del que más adelante has sentido como una atracción especial? Eso nos pasó a nosotros con el pueblecito de  Homer en nuestro viaje a Alaska. Aparentemente no puedo definirlo como un pueblo bonito, su ubicación privilegiada le da mucho encanto, y un puerto pesquero con algún comercio sobre el mar le dan ese toque que nos enamoró. Desde arriba no se aprecia lo que es, sigue la carretera hasta que se acaba, lo mejor está abajo. Aparca y recorre el puerto y las casas de la orilla. Tómate algo o compra algún recuerdo, pero dedícale un buen rato. Nosotros dormimos allí, en un  área para motorhomes en la orilla. A la mañana siguiente fuimos a desayunar algo típico yanqui…y vaya con el desayuno en La Baleine Cafe, algo que recordaremos siempre. 
Almuerzos en EEUU
Desayuno en La Baleine Cafe
Coches Americanos
La típica furgona americana
Fauna de Alaska
Águilas por todos lados
  • Exit Glacier: Deshacemos el camino recorrido para desviarnos hacia nuestro próximo destino, Seaward. La carretera pasa por el Moose Pass y te lleva a uno de los glaciares en los que ver más claramente el drama del deshielo, Exit Glacier. La carretera es preciosa, y el deshielo, tristemente, esta dejando en algunos tramos un paisaje digno de foto. Pero la realidad es otra, y ver el retroceso que ha hecho mediante señales, año tras año, sorprende sobremanera. Hay un trecking de unas 8 horas a lo alto del glaciar, nosotros no lo pudimos acabar por la cantidad de nieve acumulada, nos quedamos a unas 3 horas. No es un paseo, así que, si lo haces, ves equipad@, son unas 14 horas en total. Al inicio del mismo, podrás dejar aviso de tu visita en un libro que hay, por si te pasa algo, es la forma de saber cuando has entrado y cuando has salido. No está de mas que rellenos los dos datos.
Viajar a Alaska
La parte central sin árboles, es el deshielo más reciente

Viajar a Alaska, qué visitar...

  • Seward: uno de los propósitos de este viaje era conseguir ver ballenas. Y para ello, uno de los puertos de los que salen más embarcaciones de expedición es Seward. Hay expediciones hacia los Fiordos de Kenai o hacia Prince William Sound, dependiendo de la compañía. Todas te dirán lo mismo, que tienen un alto % de avistamiento de ballenas. Y la cosa va como va, nosotros pudimos verlas, lo que se dejaron ver claro, y aun así, la experiencia fue muy gratificante. La excursión es cara, pero vale la pena, llegas a glaciares desde el mar, notas y escuchas como los trozos de hielo van golpeando el armazón del barco, vida marina a montones, focas, leones marinos, osos polares intentando cazar…Por poco que puedas, un esfuerzo económico merece la pena. Puedes reservar tu expedición aquí.
  • Glennallen Highway: y desde Seward volvemos hacia atrás para llegar de nuevo a Anchorage y dirigirnos hacia el este por la Glennallen Hgw, una autopista-carretera de 300 km que nos llevará hacia las pocas zonas pobladas al este de Alaska, Chitina. Un recorrido alejado de la costa, rodeado de verdes bosques y cientos de cascadas, con alces por la carretera y unos paisajes que quitan el aliento. Pero antes de llegar, en la propia carretera hay un punto de especial interés, el Matanuska Glacier.
Vistas desde el mirador
Con los pies en el Glaciar

Lagos y glaciares de Alaska...

  • Matanuska Glacier: con 43 km de largo y 6 de ancho, es el mayor glaciar de los EEUU accesible en coche. Su retroceso es de 30 cm. diarios, con lo que la cosa es seria. El río que ves durante gran parte del recorrido por la Glenn Hgw, es el río Matanuska, provocado por el deshielo del glaciar. Tienes unas vistas impresionantes desde el mirador de la carretera, o si lo prefieres puedes pisar el glaciar. En la milla 102 existe un camino a una propiedad privada, es el acceso al glaciar. Pagas una entrada en la tienda que hay al lado de las barreras de acceso y allí te informan de las normas para visitar. Te alquilan crampones si quieres, y unos metros más adelante puedes aparcar y hasta pasar la noche si vas en motorhome.  Recuerdo que acabamos de barro hasta las orejas, porqué una vez más quisimos hacer nuestra ruta. Pero logramos poner los pies en el glaciar, y que sensación!…Hielo de hace cientos o miles de años a tus pies, de formas y colores perfectos, con pequeños riachuelos provocados por el deshielo pero de un azul intenso difícil de describir. Puedes oír el ruido del río que corre por debajo y de vez en cuando el crujir del hielo al romperse.
  • Lake Lousie: antiguamente el ejército de los EEUU lo utilizaba para las vacaciones de los altos cargos. Hoy día, tiene censadas unas 50 personas, con un camino un tanto accidentado para llegar, hay que desviarse un poco del trazado, pero las vistas lo valen, y si aun lo pillas un poco helado como nosotros, mejor que mejor!. Te recomiendo que lo visites si vas a viajar a Alaska.

A partir de este punto, una vez acaba la Glenn Hgw, hay un cruce, o para  el norte o para el sur. Nosotros debemos ir al sur, pero pon gasolina antes!. Aunque lleves el tanque casi lleno, nunca se sabe. En el mismo cruce hay una gasolinera. No es de las más baratas, precisamente por ser de las pocas o la única que hay en la zona.

Viajar a Alaska
Lake Louise
Viajar a Alaska
Wrangell St Elias National park
  • Parque Nacional Wrangell-St Elias: es el Parque Nacional más grande de todos los que hay en Estados Unidos, con 13,6 millones de acres, 6 veces más grande que Yellowstone y declarado Patrimonio por la Unesco en 1979. Un imprescindible si vas a viajar a Alaska. Hace frontera con Canadá y entre sus riquezas están el número de picos más altos de Estados Unidos, una gran variedad de fauna salvaje, con bisontes, osos y cabras montesas, y un montón de Glaciares, como no, en retroceso.. Para llegar por carretera desde Anchorage hay que recorrer la Glenallen Highway y llegar hasta Chitina.

En éste enlace podrás realizar las reservas de los alojamientos con el mapa inter-activo. Siempre con los mejores precios relación calidad. Con cancelación gratuita en muchos de ellos, puedes aprovechar los descuentos y ahorrarte un dinero!.

  • Chitina: 4 casas, un Hotel con cafetería y un parking forman Chitina. Para llegar al Parque Nacional y, por tanto, a las Kennecott Mines, nuestro próximo destino, hay que pasar por el pueblo. Antiguamente, cuando la mina funcionaba, en 1911, aquí se encontraba la antigua estación de tren que llevaba el cargamento de un lado al otro. En su día tuvo su momento de gloria, más adelante fue un pueblo fantasma. Ahora es el punto de encuentro donde empiezan las excursiones hacia Kennecott.

Nos adentramos en una de las partes imprescindibles de un viaje a Alaska.  Ya sea por la grandeza del parque, por la historia de la región, por los lugares a visitar o por la fauna salvaje que puedes encontrarte en el camino. Es uno de los lugares que visitar en Alaska.

Cómo llegar a Kennicott Mines y al Parque Nacional Wrangell-St. Elias

Pueblos de Alaska
Chitina
  • McCarthy road: es la carretera que une Chitina con McCarthy, el pueblo habitado más cercano a las minas. Pero la carretera es de arenilla y en muchos tramos la construyeron por encima de las antiguas vías del tren, por lo que algunos postes de madera sobresalen y pinchan más de una rueda. Lleva cerca de 2 horas llegar hasta un parking donde sí o sí tienes que dejar el vehículo y pagar, y si no has contratado una excursión, te espera una buena caminata para llegar a las minas, algo así como 5 millas. Todas las agencias de alquiler, tanto de coches como de autocaravanas, excluyen de las pólizas de seguro el circular por esta carretera y alguna otra. Si pasa algo, ningún seguro cubrirá la grúa que te tendrá que venir a buscar. Nosotros contratamos un guía, nos recogió en Chitina, nos hizo un tour por los puntos interesantes del trayecto, nos dejó en el parking de McCarthy, y a la hora acordada nos recogió para llevarnos de nuevo a Chitina.
  • Kennicott: hoy en día Kennicott es un pueblo fantasma, tan solo hay algunos guías en temporada alta para hacer las excursiones y un pequeño Hotel. La antigua central eléctrica, alguna de las casas donde vivía algún minero, el hospital, que era el único edificio de color blanco del pueblo, y, como no, las Kennicott Mines. Se conserva todo tal y como lo dejaron cuando se agotó el cobre en el año 1938. Impresiona ver algunos rincones, como la central eléctrica. A las minas se puede acceder parcialmente, previo pago, pero la visita se ha reducido mucho y ya no merece la pena, lo interesante puede que esté fuera. 
  • Glaciar Root: puede que viajar a Alaska conlleve pisar más de un glaciar, y nosotros así lo hicimos. Desde el centro del pueblo sales a pie, y llegar a él, pasear un buen rato por encima y volver al pueblo, lleva cerca de 4 horas. Las vistas son geniales y durante todo el recorrido hay señales de alerta por los osos, y aunque no vimos ninguno, si vimos un puerco espín enorme y enfadado, del que, si te mantienes a una distancia prudencial, no tienes de que preocuparte.  La parte alta del glaciar se ve desde el pueblo, pero poco a poco, va apareciendo la parte baja, toda esa lengua de glaciar que ha ido retrocediendo por el deshielo debido al cambio climático. Una masa de hielo de 3000 m. de altura en su parte central, con pequeños lagos azul intenso y grandes grietas que hacen imprescindible el uso de crampones en muchos tramos.
Viajar a Alaska
De camino al Glaciar Root
Viaje de aventura
En el glaciar
Aventura en Alaska
Kennicott Mines
  • Thompson Pass: deshacemos de nuevo lo recorrido hasta Chitina para adentrarnos en Thompson Pass, el punto de EEUU donde se registran las mayores precipitaciones de nieve con el récord de 2400 cm. de espesor en el año 1953 . Las vistas desde lo alto son geniales y bajarlo para llegar a Valdez es una experiencia.
  • Valdez: es un pequeño pueblo en el que se encuentra la terminal del oleoducto Trans-Alaska, que cruza de norte a sur todo el estado en un tubo de 123 cm. de diámetro y 1287 km de largo. Un paraíso rodeado de enormes montañas y gran riqueza en fauna marina. 
  • Denali National Park: y nos dirigimos de nuevo dirección Anchorage, pero nos desviamos en Palmer dirección norte hasta el Parque Nacional Denali. Una de las maravillas de Alaska. Si el día esta claro podrás ver el majestuoso monte Denali o McKinley con sus 6190 m. de altura siendo la montaña más alta de América del Norte. Su tráfico rodado está regulado y sólo se puede acceder hasta ciertos puntos. Hay diferentes áreas de acampada para motorhomes, a diferentes precios, contra más entres, más caro és, y menos servicios tienes. De todas formas hay autobuses lanzadera que te llevan al punto accesible más al interior para poder apreciar esta maravilla. Es recomendable hacer reserva con bastante antelación para no quedarte sin plaza. Denali nos brindó la oportunidad de ver de cerca a alces, muflones Dall, zorros y caribús, y por segunda vez, osos y águilas. Otro imprescindible si vas a Viajar a Alaska.
Naturaleza de Alaska
Denali desde la carretera
Vida salvaje en Alaska
Un oso comiendo flores
Vida salvaje en Alaska
Bisontes
Vida salvaje en Alaska
Una especie de cabra montesa, autóctona de Alaska
  • Talkeetna: un precioso pueblo de vuelta a Anchorage. Pequeñas casas de madera de diferentes colores, parece diseñado por la imaginación de cada uno de sus visitantes. Con unos 250 habitantes censados se cree que es el pueblo que sirvió de inspiración para la serie «Doctor en Alaska». Su avenida principal, de no más de 100 m. es la única calle asfaltada, está llena de vida con un montón de restaurantes, bares y heladerías. Fue aquí, donde despegó la avioneta que nos llevó a sobrevolar el monte McKinley, afortunados de poder vivir una experiencia como ésta.  
Aventura en un viaje
La cima del Monte Denali
Aventura en un viaje
Una vez aterrizamos en uno de los puntos posibles

Viajar a Alaska fue una gran aventura. Un viaje que no olvidaremos nunca, del que guardamos un montón de buenos recuerdos y  experiencias únicas. Un viaje a Alaska, por si sólo, abre un mundo de  particulares sensaciones que pocos destinos consiguen. Es tan grande, tiene tanto verde, tanta agua, tanta montaña y tanto animal salvaje, que cada día descubres algo nuevo.

5 comentarios sobre “Viaje a Alaska, nuestra primera Frontera

  1. Un lugar extraordinario…he ido dos veces, he visto maravillas, realmente es la ultima frontera. Un lugar donde con mucho gusto regresaria… (Ivan, perdona los acentos es que este ordenador portatil es de EEUU y no le pillo donde cambiar el teclado en castellano)…muy buen articulo y gracias por toda la informacion que siempre aportas

    1. Muchas gracias a tí por valorarlo. Para nosotros Alaska fue un antes y un después en nuestros viajes, no me canso de repetir que es mi destino favorito y un lugar en el que no me importaría vivir!. Un saludo!

Si necesitas más información o tienes alguna duda en concreto, puedes enviarnos un mensaje y te contestaremos lo antes posible!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.