Tan cerca y tan lejos, todo por la guerra…o el muro.

Entre idas y venidas, llevamos más de un mes en Alemania. El Sur en la Selva Negra, el Este en Nuremberg, o el Centro-Norte en Berlín. Más de 2500 km recorridos con Copito por autopistas gratuitas, tiempo y km suficientes como para hacerte una idea de lo que vive el país, de lo que respira, de lo que podrían sentirse orgullosos y de lo que no deberían presumir, según mi humilde criterio… Por norma general y no por estar de acuerdo, las tierras del sur en casi cualquier país o las provincias más alejadas de las capitales, suelen ser zonas a las que el propio país parece haber dejado un poco de lado. La gente es muy diferente a la capital, sea o no una gran ciudad, y es obvio que así sea, pero cuando la diferencia es tal que parecen dos países diferentes, es curioso. Parece que el muro aun sigue allí para hacer ciudades muy diferentes dentro de un mismo país, pero que a la vez comparten algo muy suyo, el ADN alemán.

Ayer hicimos un free-tour en Berlín, sí, de esos que tanto critican algunos, pero que permiten que todos, los que tienen o no tienen medios, puedan conocer una ciudad y su historia, sin tener que recurrir a tours con precios abusivos o a la Wikipedia y encontrarte a veces con información muy poco contrastada. El «guía«, y sí, lo remarco, dado que el chaval tenía las «gracias» que puede tener un periodista licenciado, pero no tenía ninguna de las gracias que debería tener un «guía», parecía tener la lección bien aprendida, y nos llevó a conocer el lado oscuro del Muro de Berlín. Si visitas la ciudad y no tienes a nadie que te comente lo que estás viendo, las cosas no son lo mismo, y lo digo por propia experiencia en Berlín. Relatos de lo vivido en una época muy oscura de una ciudad aun reconstruyéndose, en constante cambio, más de 30 años después. 

El periodista –nacido en Madrid, de 32 años y viviendo en Berlín hacía 7 –, asociaba el mal carácter que tienen los berlineses a los cambios sufridos históricamente, y no voy a ser yo el que diga lo contrario, pero vaya con los berlineses… No solo los ciudadanos de la capital son muy suyos, el resto del país parece vivir en una isla más al norte que Groenlandia. En algunos momentos he tenido la sensación de tener que recordarles que su territorio hace frontera con otros 9 países, ese territorio del que sentirse tan orgullosos. Como digo, los hay que asocian el mal carácter berlinés al muro, y los hay que asocian el mal carácter alemán al pasado bélico del país. Nunca lo sabremos. 

No ha habido país en Europa o del resto de los que hemos visitado, en el que hayamos estado más solos en todos los sentidos de la palabra… Hemos necesitado ayuda, información, atención, una explicación, una traducción o alguien que nos hiciera sentir que éramos bien recibidos en su país, y os puedo asegurar que no ha sido el caso. Si no eres alemán y no hablas alemán, poco recibirás. En los pueblos poco turísticos eres un bicho raro que no habla su idioma, que parece ser algo inaudito. Y en las grandes ciudades, no eres más que un guiri que entorpece su día a día, dificultando su movilidad por la ciudad, su calma relativa en medio del caos, o su vida fuera del resto del mundo, pero eso sí, a quién sangrar económicamente hablando. Dado que es un país que recibe cerca de 40 millones turistas, es de esperar que el trato no sea el de un país necesitado, aunque yo por lo menos, esperaba recibir el trato de un país dentro de una comunidad que con o sin ganas, se ha tenido que abrir a la fuerza por una política de turismo e inmigración no muy bien llevada.

 

De tapitas españolas en Berlín
De tapitas españolas en Berlín

¿Hablar inglés?, por nada del mundo…lo peor de todo es que te piden en inglés que les hables en alemán…¿estamos locos? Es el momento de decir que el alemán no está entre los 10 idiomas más hablados del mundo, y que el español es el segundo y el inglés el tercero. 

Una pena que la única persona en Alemania que ha sido cercana, solidaria y altruista haya sido un español murciano que lleva 8 años viviendo en Alemania. Gracias César!.

Si necesitas más información o tienes alguna duda en concreto, puedes enviarnos un mensaje y te contestaremos lo antes posible!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.