Un día en Pompeya y sus ruinas Romanas, qué ver para no perderte nada.

Una de las ciudades en Italia por la que más curiosidad sentíamos era Pompeya, y una vez vista, podemos asegurar que vale la pena el desplazarse, ya sea desde Nápoles a tan solo 25 km o incluso desde Roma a 240.

Ubicada en la falda del Vesubio, en la región de la Campania, con buena comunicación en tren y una parada en una de las puertas que dan acceso al recinto. Tanto en la Estación Central de Nápoles como en la de Roma, hay salidas cada 30 min. en dirección a las ruinas.

Pero vamos al tema. Consultando la propia web del centro arqueológico, vimos que el primer domingo de cada mes la entrada es gratuita, y viva las casualidades! El primer domingo del mes de Enero era el día 6, día de Reyes, y justo era el día que queríamos ir. Y así fue. Dada la historia que rodea a esta gran ciudad, hay un montón de detalles curiosos a los que prestarle atención, así que decidimos alquilar una audio guía por 8 €, en la misma entrada al recinto. Ni mucha ni poca gente, la justa para no agobiarte, y si puedes, dedícale la tarde al completo, la luz del sol cuando esta poniéndose es perfecta para la fotografía. Ten en cuenta que es una ciudad entera, por lo que prácticamente necesitarás todo un día para visitarla.

Ruinas de Pompeya
Estructuras aun en pie
Latium Vetus, el Foro de Pompeya

Y como de historia va la cosa...

 

Se sabe que la ciudad de Pompei, tal y como la llaman aquí, data del s.VII a.C, o eso se cree, y fue fundada por los Oscos, antigua civilización prerromana.

Allá por el año 62 d.C, en plena prosperidad, cuando todo eran grandes palacios y algunos disfrutaban de grandes riquezas, la ciudad sucumbió a un primer terremoto que la destruyó en gran medida. Poco a poco fueron reconstruyéndola, pero el Vesubio decidió despertar de nuevo y entró en erupción el año 79 d.C, sepultando ciudades enteras bajo la lava, la ceniza y las rocas expulsadas.

Según los científicos, es gracias a la lava y las cenizas que hoy día conocemos su historia, y no han pasado pocos años precisamente, más de 2000. Fue Carlos III de España, que entonces era Rey de Nápoles, quién ordenó iniciar las excavaciones de Herculano a un ingeniero militar español en el año 1738 , después de descubrir unas ruinas. Éstas no fueron fáciles y diferentes descubrimientos y pausas alargaron su final, hasta que en 1748 se iniciaron las excavaciones en Pompeya.

La Avenida de la Abundancia
Patios interiores de las familias pudientes

Que ver en Pompeya para no perderte nada

Son muchos los edificios que se pueden visitar, pero los hay imprescindibles dado su valor arqueológico o histórico, como lo son:

  • La Villa de los misterios: es la que mejor se conserva, y en ella encontrarás unos frescos o pinturas decorativas impresionantes, hay que desviarse un poco de la ruta  turística.
  • La Casa de Octavius Quartio: de las más completas para visitar, podrás ver las diferentes estancias de una casa, los frescos que habían en ellas, el estanque y el jardín. Cerca del Foro, en la Calle de la Abundancia.
  • La Casa de la Venus de la Concha: conocida por conservar en muy buen estado un fresco de la Venus de la Concha.
  • El Lupanar: era el prostíbulo de la ciudad, y se sabía por los restos de ropa encontrados, las prostitutas vestían con telas hasta los pies. En el edificio podrás ver lo que utilizaban como camas.
  • El Foro: representaba el centro político, religioso y económico de la ciudad, no queda mucho en pie, pero también es curioso de ver, y lo pisarás sí o sí.
  • El Teatro grande: en bastante buen estado, aprovecharon la forma de la colina para la construcción de las gradas. La última reforma se estima que fue en el año 80 a.C
  • La Casa del Fauno: la más grande de la ciudad, no se conserva muy bien pero sí puedes hacerte una idea de como era.
  • Las Termas: son curiosas de ver, les femeninas se encuentran en mejor estado que las másculinas, pero ambas son interesantes de ver.
  • El Templo de Apolo: fue el templo religioso más importante de la ciudad y uno de los más antiguos, junto a una de las entradas.
  • Orto dei Fuggiaschi: encontrarás 13 cuerpos petrificados, incluido un niño y un perro, son representaciones, ya que los originales se encuentran en el Museo de Nápoles. Impresiona verlos.

En resumen, todas ellas son visitas imprescindibles para un día en Pompeya, con un restaurante y bar dentro de las instalaciones, que facilita el pasar el día allí. Si vas en verano ten en cuenta que apenas hay sombra, tan solo dentro de las casas. Las colas para las entradas pueden ser largas, y aconsejo el audio-guía para entender mejor lo que estás viendo. Puedes reservar ambas cosas a un precio especial y evitar las colas aquí.

Algunos datos curiosos:

  • La erupción del volcán fue entre el 24 y el 25 de Agosto del año 79 d.C.
  • Las ciudades sepultadas fueron Pompeya, Herculano y Estabia.
  • Herculano quedó sepultada bajo 26 m. de lava.
  • Los materiales desenterrados se utilizaron para la construcción de la autopista Nápoles-Salerno.
  • Los cuerpos que se ven en las fotografías son moldes hechos en yeso, que se obtuvieron rellenando los huecos que encontraron en lava solidificada. Las muertes fueron instantáneas a causa de las altas temperaturas.
  • Las excavaciones desenterradas se extienden a lo largo de 45 hectáreas de terreno.
  • Las casas más pudientes estaban decoradas con frescos de estilo egipcio, ya que por aquella época eran admirados desde el imperio Romano.
  • Ya por entonces existía el concepto de “Fast food”, y se conservan diferentes locales para dar fe de ello.
  • En 1971 Pink Floyd grabó en el anfi-teatro el Live at Pompei
  • Las prostitutas de Pompeya se teñían el pelo de rojo y vestían unas túnicas largas hasta las rodillas.
  • Fíjate en las fotografías y verás que las calles tienen dos niveles, la acera por decirlo de una forma, era por donde caminaba la gente, y la calzada que era por donde iban los carros y se utilizaba como sistema de alcantarillado, por lo que era mejor no pisar esa zona, así que se  construyeron una especie de puentes para pasar de un lado a otro.
  • En el Museo Arqueológico de Nápoles se encuentran muchas de las piezas de gran valor recuperadas en las excavaciones.
¿Como tendrían los tobillos?
Los mosaicos de los suelos son impresionantes
La mejor hora para ir es por la tarde

 

 

Un comentario sobre “Un día en Pompeya y sus ruinas Romanas, qué ver para no perderte nada.

Si necesitas más información o tienes alguna duda en concreto, puedes enviarnos un mensaje y te contestaremos lo antes posible!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.