El día a día de nuestra vuelta al mundo

Son las siete menos diez de la mañana, y me despierta el viento, imagino que una fuerte ráfaga, como las que se han repetido a lo largo de la noche, y durante los dos últimos días también. Empieza el día de un viajero dando la vuelta al mundo por carretera.

¿Que hago a las siete de la mañana con este viento? ¿Que hora es en el otro lado del mundo? Las redes sociales, muchas veces odiadas pero a la vez adoradas, me lo dirán. Facebook, Instagram, Twitter, y porqué no el periódico. Consulto el tiempo, cotilleo un poco por las redes y paso página, aun me queda alguna hora de sueño por cumplir.

Son las nueve y media y otra ráfaga de viento me vuelve a despertar. Ahora sí que sí, ya va siendo hora, tarde incluso para lo que estoy acostumbrado. Empieza la rutina. Os pongo en situación.

Estamos aparcados en la orilla de una playa en Italia, en la región de La Puglia, cerca deAparcados en primera linea Carovigno. No hay nada ni nadie, ni restaurantes, ni tiendas, ni gasolineras…nada. En invierno los pueblos costeros suelen quedar casi abandonados, y digo casi porqué algunos parece que lo están. En la puerta de atrás de algo que parece ser un camping cerrado, hay una especie de dunas que representaba nos tenían que resguardar del viento. Pero no, imagino que hubiera sido peor sin ellas, lo notamos igualmente, y todos sabemos lo molesto que es. Toca ir moviendo el coche y aparcarlo a favor del viento para que no moleste cuando estamos dentro de Calabacita. La forma de huevo que tiene ayuda a que no se mueva tanto, pero hay ráfagas que lo mueven todo, y más cuando son laterales.

Hay que ir al baño, y teniendo en cuenta que Calabacita no va equipada con uno, tiene su qué. En este caso, tanto Hulky como Calabacita nos sirven de escondite. Entre los dos queda un espacio que abriendo la puerta del coche y poniendo el baño portátil en medio, puedes hacer tus necesidades tranquilamente sin que nadie te vea, suponiendo que pasara alguien. Primera tarea resuelta.

Vamos a por el desayuno. Calabacita va equipada con cocina completa, excepto horno, por lo que no supone ningún problema preparar cualquier cosa. Soy cocinero de profesión, me encanta mi oficio, y es todo un reto a veces preparar según que recetas, me divierte y es parte del día a día. ¿Dónde te sientas para desayunar o comer tranquilamente siendo invierno?, pues dentro de Calabacita, con una mesa pequeña y baja plegable. Hay días que el clima nos permite desayunar fuera, al sol. Pero son los menos.

Siguiente paso. Ducha. Llevamos una ducha térmica portátil, que no es más que una bolsa negra reforzada con una salida para el agua y una cuerda para colgarla de un árbol por ejemplo y que quede alta. Aparte llevamos también una tienda de esas que se montan y desmontan en dos segundos y ocupan muy poco espacio plegadas, que sirve de ducha y baño. El agua la puedes calentar al fuego, con 5 lt bastan, siendo calvos claro!. Puedes desvestirte y vestirte dentro si eres pudoroso y friolero, es un espacio íntimo y cómodo. Otra tarea resuelta.

Ahora toca hacer lo que hayamos decidido el día anterior. Si dijimos de hacer carretera, es el momento de enganchar a Calabacita y #ontheroadagain. Hay un presupuesto cerrado para gasolina, y nos movemos a razón de ese presupuesto. Si decidimos quedarnos en el mismo sitio, ya sea por comodidad o porqué hay sitios por visitar, pues nos quedamos. Puede que toque ir al supermercado, a la gasolinera, a buscar agua para llenar el depósito o a comprar cualquier otra cosa. Esa es mi tarea. Cojo el coche y con la ayuda de Google, encuentro casi de todo. En Europa tenemos la suerte desde hace tres años aproximadamente de poder usar el móvil en cualquier país que esté dentro de la comunidad sin ningún cargo extra, por lo que el uso que le das es el mismo que el que le darías en tu país de origen, sin ningún tipo de restricción. Van surgiendo imprevistos que hay que solucionar buscándote la vida, como que se estropee el ordenador o el generador eléctrico por ejemplo. El señor Google estará allí para ayudarte, eso sí, el te da la dirección ,el resto es cosa tuya. Entenderte y explicar lo que pasa en otro idioma que no conoces, es otro cantar. Por suerte, el español y el italiano son parecidos y puedes mantener una conversación perfectamente y entender casi todo lo que te dicen.

Siguiente punto encontrar agua. No en todos los sitios donde aparcamos disponemos de fuentes públicas, por lo que puede ser una tarea algo más entretenida que otras, pero no imposible. En Escocia por ejemplo, no hay problema, ya que allí dónde vayas seguro que habrá un lago en el que coger agua. Hablamos de agua para ducha y fregar platos, para consumo propio, en el Supermercado.

Una vez resuelto toca volver a casa, Manel me está esperando con Calabacita allí donde estamos aparcados. ¿Y que hace Manel mientras yo me voy?, eso me pregunto yo también… Pero representa que hace la cama y recoge un poco la casa, y una vez acaba, empieza su jornada laboral. Si, sí, he dicho bien, trabaja.

Manel es un artista con el Scrapbooking, y a través de su web www.manelsalcedo.com, vendemos a todo el mundo cualquier tipo de encargo, personalizado y hecho a mano 100 %. Desde álbumes de fotos para bodas, aniversarios, fiestas y viajes…hasta letras de madera decoradas, invitaciones de boda y libros de firmas para comuniones. Lo enviamos desde donde estemos a cualquier sitio mediante empresas de transporte, y el material lo compramos a través de internet y lo recogemos en las mismas empresas de transporte. Además llevamos nuestra impresora fotográfica por lo que las fotos las imprimimos nosotros mismos. Todo pensado para hacerlo fácil, tanto para la persona que encarga, como para nosotros.

Después de comer empieza mi jornada laboral. Sí, yo también trabajo, y aunque no me siente en una oficina delante de un ordenador o esté en la cocina de un restaurante atendiendo el pase de un servicio, busco la forma de ganarme la vida con otros medios que me permitan llevar este tipo de vida. Soy aficionado a la fotografía y me gusta escribir. Dos trabajos que a día de hoy no generan suficientes ingresos como para poder vivir de ellos, pero espero hacerlo algún día.

Elegir vivir de esta forma conlleva un cambio de mentalidad muy grande. Tienes la suerte de hacerlo como tu has elegido, pero también te ves en la obligación de renunciar a muchas comodidades que tendrías con una casa y trabajo estables. Los gastos deben reducirse a la mínima expresión, ya que tus ingresos muchas veces son inexistentes y tienes que vivir de lo que has podido ahorrar anteriormente.

Muchos de los que optamos por viajar en vehículo propio ofrecemos Sponsorizar una parte de ese viaje a cualquier empresa que quiera participar, haciendo una aportación económica para por ejemplo, pagar el ferry que necesitamos para cruzar los charcos y cambiar de continente, o también, en materiales para el vehículo y la mano de obra de alguna posible reparación. Es una ayuda muy importante y valiosa, las empresas reciben publicidad a través de redes sociales, de la web y con adhesivos vinílicos en el vehículo, y nosotros, una ayuda para llevar a término esta aventura.

También existen los donativos, en los que cualquier persona y partiendo de 1€ puede hacer una donación con su tarjeta de crédito o débito. Es otra forma de apoyo, teniendo en cuenta que los gastos fijos son altos y hay que seguir adelante. En el menú de la derecha tenéis el enlace si queréis participar, una ayuda que agradecemos enormemente.

Ni mucho menos este es el día a día del viajero, es un día de todos los que llevamos hasta ahora, que son cerca de 150. Hay mucho más, y poco a poco iremos desvelando. Aclarar que ésta es nuestra vida, nuestra forma de vivir, cada uno con la suya y cada cuál con lo suyo. Mientras, espero haber resuelto algunas dudas que vemos os han surgido a través de las redes sociales. Si podemos aportar algo para animaros a emprender vuestra aventura no dudéis en contactar con nosotros en hola@conseisruedas.com

2 comentarios sobre “El día a día de nuestra vuelta al mundo

    1. Jejejeje la verdad es que hemos acertado en los lugares donde hemos aparcado para pasar unos días, también hay que decir que el sur de Italia es muy bonito, aunque muy sucio.

Si necesitas más información o tienes alguna duda en concreto, puedes enviarnos un mensaje y te contestaremos lo antes posible!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.