Sí, sí, estamos en Roma, no sufro ningún trastorno reconocido, aun… Y estamos aquí por un motivo muy especial para nosotros, planeado con cómplice incluido desde el pasado mes de Agosto. La visita de unos amigos, Mónica, Roger y Silvia. Una sorpresa para Mónica, que como os he dicho, planeamos en agosto con Roger. Pero vamos por partes…

Llegada a Países Bajos el 1 de diciembre desde Harwich, en Reino Unido, un viaje un tanto largo para ser en barco y de día, casi 8 horas, aunque muy tranquilas, sin mareos y con muy poca gente… ¿Y porqué Holanda?. Hay otras opciones que posiblemente, por la ruta que teníamos que hacer, nos hubieran venido mucho mejor. Pero recientemente, unos amigos se fueron a vivir allí, y ya que estábamos, la ocasión merecía una visita. De Hook van Holland a Arnhem, en el lado opuesto del país. Pasamos el domingo con ellos, hicimos unas lavadoras en su casa, que aunque no os lo creáis, al mes acaba siendo un pico, y por la tarde paseo por la ciudad, comimos unas patatas fritas, típico de Holanda, y cenamos en un restaurante Surinam. Un visita rápida, el día de mi 42 aniversario, valió la pena. Bedankt! Kristel y Pau.

#ontheroadagain to Amsterdam. La primera intención era visitar Utrecht, nos pillaba de camino y tiene que ser interesante. Pero, empezábamos a ir justos de tiempo para llegar a Italia y lo saltamos. Otra vez será. Directos a la capital de la libertad o del libertinaje, donde las drogas blandas como el Cannabis, o la prostitución, están legalizadas. Para ejercer la prostitución, pueden alquilar un escaparate/habitación, y así, contribuyen con sus impuestos como cualquier otro trabajador holandés, siendo Amsterdam una de las 13 ciudades donde se ejerce de este modo, legal desde 1911. Sobre el consumo de drogas blandas, hay que decir que, para el que no es fumador, acaba siendo un tanto molesto oler todo el santo día a maría, no solo en los Coffee shops, sino por la calle, o en cualquier otro sitio. Y como son conscientes del daño que pueden causar las adicciones, y en éste caso, a las drogas, la ayuda a drogadictos, esta legislada, y muy bien regulada. Hay que decir que, el índice de drogadicción, sigue siendo uno de los mas bajos del mundo. Y por cierto, no es precisamente holandés el mayor consumidor de droga o prostitución en el país, es increíble la cantidad de adolescentes extranjeros y de grupos de hombres de mediana edad que visitan el país… Imagino que ninguno de ellos, viene a visitar la Casa de Ana Frank o la biblioteca. Cenita con otros amigos en otro restaurante Surinam-Japonés, Bedankt! Zequi y Tinde.

Ciudad interesante donde las haya, con la cultura, las bicicletas y los canales como principales protagonistas, con un sinfín de museos, como el Hermitage, el Rijksmuseum o el Van Gogh, una biblioteca gigantesca con unas vistas fabulosas de la ciudad, 165 canales con más de 100 km de largo y 1500 puentes para cruzarlos, y unas 840.000 bicicletas, sí sí, casi una por habitante. Todo ello hace de Amsterdam una ciudad para dedicarle una par de días. Pero cuidado con las bicis!. Son las reinas de las calles, lo único que respetan, y no siempre, son los pasos de cebra. Pueden circular por donde quieran, no es necesario utilizar el carril bici, van por la acera, siguen a los coches o incluso al tranvía. Tienen prioridad ante peatones y coches, pueden ir en contra-dirección y no es obligatorio el uso de casco ni en motocicleta. Vamos que si vas con mil ojos , seguro que haces corto…

Buscando info del país, leí que se conducía muy mal y que había mucho tráfico. Imagino que el que escribió ese post, no ha conducido en Italia… Un montón de carreteras que conectan las principales ciudades en pocos km, límite de velocidad 130 km/h en autopista, todas las carreteras o autopistas son gratuitas, y añadir que la montaña más alta tiene algo más de 300 m. de altura, por lo que es sumamente llano, lo que hace la conducción más fácil y ligera, y más si vas con remolque.

#ontheroadagain to Bélgica, decidimos hacer una única parada en Brujas. El día de llegada a Roma se acerca, y no podemos entretenernos mucho. Con la mala suerte de que el mal tiempo nos sigue acompañando, tuvimos que visitar Brujas bajo la lluvia, que si lo piensas bien, no es un problema. Pero, sí lo es hacer fotos. A pesar de todo, tuvimos tiempo y estómago para comernos un gofre o waffle , ya que visitar Bélgica y no comerse un gofre es como visitar Italia y no comer un helado… Con un centro histórico Patrimonio de la Humanidad, Brujas posee un sin fin de rincones, que la convierten en una de las ciudades más bonitas de Europa. Grote Mark, Plaza Brug, Rozenhoedkaai o Muelle del Rosario, el Belfort y el molino Sint-Janshuis.

Y otra vez en Francia, pero ésta vez solo paramos para descansar, 3 días para cruzarla de norte a sur, Brujas-Troyes-Lyon-Saint-Julien-Mont-Denis,. En la frontera con Italia. Aquí hace aparición el invierno, y nos encontramos con la primera carretera cortada por la nieve. La única carretera de la zona que conecta los dos países sin peaje. Media vuelta, deshacer lo hecho, y 40 km atrás, nos llevan al Tunel de Frejus, un sablazo de 44€ por cruzar un túnel de 13 km.

Y entramos en Italia, ese país que parece no tener leyes en lo que a tráfico se refiere. De las peores autopistas por las que hemos circulado, con peajes carísimos y conductores temerarios, que hacen que los mil ojos que pones en Amsterdam, se queden cortos aquí. Noche en carretera, cerca de Turin. Y tal y como teníamos previsto, llegamos el día 14 a Roma.

Muy pocas ciudades en Europa conservan la historia que tiene Roma, lo que la convierte en un imprescindible. Ciudad de fin de semana, o de un puente largo si queréis, no hacen falta más de tres días para visitarla, y puede hacerse andando perfectamente. El Coliseo, el Foro Romano con el Palatino, la Fontana di Trevi, la Pl. de San Pedro, la Basílica de St Pedro, el Vaticano y sus museos, Pl. Navona, Pl. España y el Panteón.

Hay muchas otras opciones, pero estas son las de obligada visita. Que para visitar el Vaticano o el Coliseo y el Foro Romano y no hacer colas kilométricas, puedes comprar las entradas a través de la web, y que durante un par de días después de la visita a la Capilla Sixtina, en tu cabeza seguirá resonando el “No photos!!!” que gritan los guardas de seguridad mientras intentas disfrutar de tal maravilla entre cientos de personas…

Un fin de semana entre amigos, en Roma y con buen tiempo, que más se puede pedir?

Anuncios

Escrito por Ivan Baxarias

Loco por viajar desde pequeño, me encanta la fotografía y lo que puedes reflejar a través de ella.

Nos motiva mucho que comentéis las publicaciones!!!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.